sábado, 2 de agosto de 2014

AUTOPISTA FUENGIROLA-MARBELLA, TARIFAS DISUASORIAS. AUTOVÍA GRATUITA ALTERNATIVA, UN PELIGRO PARA LOS QUE SE INCORPORAN.

La cosa podría ser peor y menos mal que estamos en España y no en Italia o Francia, donde una buena vía rápida en la costa mediterránea se paga a precio de oro sin otra opción decente.

La tarifa de verano hace que recorrer los 30 kilómetros existentes entre Fuengirola y Marbella cueste la friolera de 7 euros y medio, casi lo mismo que ir desde Bilbao a San Sebastián, con el triple de kilómetros. En temporada baja descienden los precios pero aún son caros. Y sí, hay una autovía gratis pero no como para tirar cohetes. Se trata de una nacional desdoblada y limitada a 80 km/h con una densidad de tráfico similar a la del Bulevar periférico de París; pero el problema no acaba ahí, ya que si haces el tramo de principio a fin no pasa nada pero si por casualidad tienes que salir y volver a entrar la cosa se pone muy complicada, dado que en la mayor parte de incorporaciones no existe el carril de aceleración y se parte directamente de un STOP que obliga a aceleraciones salvajes que no todos los coches ni conductores se pueden permitir, mientras los que circulan tampoco facilitan la maniobra, principalmente porque no pueden.

Lo peor del caso es que no hay modo de mejorar la A-7 sencillamente porque ya no hay más espacio. O se suprimen salidas y entradas o se reduce aún más la velocidad. Algo así solo lo había visto en las autopistas italianas. Resulta delirante ver colas interminables de vehículos intentando incorporarse, con autobuses urbanos y camiones de reparto incluidos, que no pueden dar tanta candela para entar.

La solución cuesta dinero y es liberar el peaje de la autopista de peaje o bien bajar las tarifas hasta hacerlas suficientemente populares. Personalmente me quedé de piedra al pagar 7.50 euros y ver que mi dinero no valía para llegar a Estepona sino que había nuevos peajes posteriores, lo que me hizo volver a la opción gratuita. Menos mal que iba de turista y sin prisa, porque los locales deben acabar locos.

Por lo visto está en estudio la prolongación del ferrocarril hasta Marbella pero eso no es solución, ya que la vía pasa lejos de los núcleos de población en varios casos.

Sirva el post como aviso a navegantes.Yo no sabía nada y si lo sé no vuelvo a pagar tal clavada.

viernes, 1 de agosto de 2014

NUEVA AUTOPISTA DE PEAJE ENTRE BAYONNE Y BURDEOS. UN INFIERNO CON LLUVIA.

Lo ideal es hablar con conocimiento de causa y ya me temía que la transformación en autopista iba a tener algún inconveniente aparte de pagar 7 euros por un tramo que antes era gratuito y que no tiene alternativa por otra carretera convencional. 

Después de pagar tres pequeños peajes sucesivos entre Irún y Bayona, la autopista muestra su nueva cara con tres carriles por sentido y la posibilidad de que los camiones puedan adelantarse entre ellos. La velocidad sube a los 130 km/h y los 110 km/h ya son historia,pero no todo son alegrías precisamente. 

Lo habitual en las autopistas francesas es que la lluvia las convierta en un infierno absoluto, donde con la menor precipitación el agua queda retenida en la calzada y proyectada hacia todos los vehículos gracias a los neumáticos de los que los preceden. Con una ligera lluvia ya no se ve un pimiento y en caso de fuerte precipitación la autovía se convierte en un embalse que raramente drena o echa fuera el agua. Para eso se pone la limitación a 110 km/h en caso de lluvia, que resulta claramente insuficiente si se quiere garantizar la seguridad.

La alegría se acaba pronto y según nos aproximamos a Burdeos la autopista A-63 retorna a los dos carriles tradicionales en una zona con tráfico denso y en un tramo común a la autopista que lleva a Arcachón. Si vamos en dirección España los tres carriles también terminan cerca de Bayonne, justo donde hay más coches circulando. En la circunvalación por el oeste se está añadiendo un tercer carril para agilizar el tráfico.

Por cierto que hay algún radar colocado expresamente para pillar a despistados en rectas infinitas que de pronto exhiben una limitación a 110 km/h prácticamente sin ningún margen para reducir la velocidad.

Durante el mismo día que hice el viaje por esta ruta también recorrí la A-8 entre Cantabria y Asturias, comprobando que si diluvia la carretera parece seca y toda el agua que cae no es problema para el limpiaparabrisas. Las autopistas españolas superan en este aspecto a todas las francesas que he conocido. Lo gracioso es que si miras de frente conduciendo parece que están cayendo chuzos de punta y basta mirar por la ventanilla para comprobar que prácticamente no llueve.

Para el que hace el viaje Irún-Burdeos los dos nuevos puntos de peaje funcionan sin ticket, al igual que ocurre con los tres tradicionales, tal y como ocurre en algunas autopistas españolas como la AP-9.

jueves, 15 de mayo de 2014

ROTONDING


Fue a finales de los 80 cuando descubrí que Francia estaba plagada de rotondas y me pareció que aquella era una buena idea. Posteriormente fue Portugal el país que adoptó masivamente ese sistema de distribución de tráfico y desde hace unos años España ya tiene muchas rotondas que han agilizado la circulación y reducido la siniestralidad. La que más me ha impresionado es la del Arco de Triunfo en París, con sus doce entradas y salidas y elevada tasa de accidentes al empeñarse los parisinos en circular por el centro como si fuera un cruce.

Llamaremos Rotonding al arte de la decoración de rotondas. En Francia y Portugal las hay preciosas. Mejor así que un simple círculo soso y sin gracia, aunque de vez en cuando el gusto no sea exquisito.
Parece que casi todo vale y aún nos queda mucho por ver. En Gijón hay una que incluso se usa de solarium.
El caso es sorprender. Por cierto que incluso vi una vez una excursión de jubilados merendando en una porque pensaban que era un área recreativa.

A ver quién da más. Ya va siendo hora de que alguien haga una web exclusiva sobre rotondas. De momento ya hay un blog específico que puede verse en este enlace, aunque la calidad de las fotos no vaya muy allá.

TOBOTRONC EN ANDORRA


Durante los últimos años los andorranos se han esforzado en diversificar su oferta turística, antaño basada únicamente en las compras y el esquí. Con Caldea, el centro termolúdico mayor del sur de Europa, se enriqueció el panorama turístico. Ahora llega el Tobotronc, un espectacular tobogan que se desciende en un trineo guiado a una velocidad máxima de 40 km/h, lo que con ciertas pendientes es mucho para el cuerpo. La atracción está pensada para los amantes de las emociones fuertes, al estilo de las montañas ruras pero integrada en el medio. El tobotronc está en la estación de esquí de La Rabassa, junto a Sant Julià de Loria. el recorrido es de unos 5 km y se hace en unos 8 minutejos, ideal para descargar adrenalina.

El tobogán pertenece al parque recreativo Naturlandia, cuya web no va muy allá, que digamos. Lo mejor será echar una ojeada al video para hacernos una idea.



TRANSATACAMA. EL TREN DEL DESIERTO EN CHILE.

El Transatacama es un tren recién inaugurado que sale de la ciudad Chilena de Iquique para adentrarse en el desierto más árido del mundo, es decir, el de Atacama. El viaje en tren es de sólo 100 kilómetros y se complementa con traslados en autobús para las visitas más interesantes del recorrido.

Lo malo es que el precio ronda los 170 dólares norteamericanos, o sea, unos 150 eurazos del ala, que no es moco de pavo. No sé qué pasa con estos trenes tan chulos, que tienen tarifas muy elevadas para los turistas y no digamos ya para los naturales de la zona. La excursión lo incluye todo, desde la recogida en el hotel hasta el regreso con comidas, aperitivos, guías y espectáculos. En Feve hay rutas por 50 euros y aunque no sean tan espectaculares, también te divierten un día entero.

Por lo que se ve en el video, la ruta es de lo mejorcito a nivel mundial, pero el precio anda un poco desorbitado, sobre todo si tenemos en cuenta que en Suiza por ese precio pueden hacer el Bernina Express dos adultos y un niño, con libre circulación por la red de vía métrica de los ferrocarriles réticos. Por cierto que el tren chileno en cuestión circula por vía estrecha, lo que allí denominan como trocha angosta, cosa no tan perceptible a primera vista después de ver la enormidad de la locomotora diesel que lo remolca, mayor aún que las de Túnez y con un genuino sabor estadounidense.

El video no tiene desperdicio y sin duda es uno de esos trenes que hacen grande al ferrocarril. Lástima que viajar a Chile desde España salga tan caro.

Toda la información detallada en http://www.transatacama.com

miércoles, 14 de mayo de 2014

¿QUÉ FUE DE LOS HOVERCRAFT?

No siempre lo más rápido es lo más rentable y los Hovercraft fueron víctimas de los incrementos en el precio del combustible. Ese medio de transporte marítimo futurista tuvo su época dorada desde finales de los años 60 hasta el final del segundo milenio y sobre todo en la ruta del Canal de la Mancha, desde Calais a Dover. Con espectaculares tiempos de recorrido de sólo 22 minutos en algunos casos y 35 minutos de media, esos aerodeslizadores unían Francia e Inglaterra de modo muy ágil y espectacular.

Desde hace algunos años los Seacat se encargan de las travesías más rápidas y el tiempo de viaje ha subido a los 45 minutos. No es más veloz pero sí más barato y eso es muy importante. También el Concorde unía Europa con América en tres horas pero a costa de un derroche bestial de combustible y hoy en día hay que resignarse a que el viaje sea más lento pero con billetes asequibles.

Los hovercraft sobreviven en algunas rutas pero no son competitivos.

Aquí dejo un video que muestra cómo se movían estos aparatos. Puede que algún día vuelvan. Lo que un día fue tan atrevido hoy resulta antiguo.