jueves, 15 de mayo de 2014

ROTONDING


Fue a finales de los 80 cuando descubrí que Francia estaba plagada de rotondas y me pareció que aquella era una buena idea. Posteriormente fue Portugal el país que adoptó masivamente ese sistema de distribución de tráfico y desde hace unos años España ya tiene muchas rotondas que han agilizado la circulación y reducido la siniestralidad. La que más me ha impresionado es la del Arco de Triunfo en París, con sus doce entradas y salidas y elevada tasa de accidentes al empeñarse los parisinos en circular por el centro como si fuera un cruce.

Llamaremos Rotonding al arte de la decoración de rotondas. En Francia y Portugal las hay preciosas. Mejor así que un simple círculo soso y sin gracia, aunque de vez en cuando el gusto no sea exquisito.
Parece que casi todo vale y aún nos queda mucho por ver. En Gijón hay una que incluso se usa de solarium.
El caso es sorprender. Por cierto que incluso vi una vez una excursión de jubilados merendando en una porque pensaban que era un área recreativa.

A ver quién da más. Ya va siendo hora de que alguien haga una web exclusiva sobre rotondas. De momento ya hay un blog específico que puede verse en este enlace, aunque la calidad de las fotos no vaya muy allá.

TOBOTRONC EN ANDORRA


Durante los últimos años los andorranos se han esforzado en diversificar su oferta turística, antaño basada únicamente en las compras y el esquí. Con Caldea, el centro termolúdico mayor del sur de Europa, se enriqueció el panorama turístico. Ahora llega el Tobotronc, un espectacular tobogan que se desciende en un trineo guiado a una velocidad máxima de 40 km/h, lo que con ciertas pendientes es mucho para el cuerpo. La atracción está pensada para los amantes de las emociones fuertes, al estilo de las montañas ruras pero integrada en el medio. El tobotronc está en la estación de esquí de La Rabassa, junto a Sant Julià de Loria. el recorrido es de unos 5 km y se hace en unos 8 minutejos, ideal para descargar adrenalina.

El tobogán pertenece al parque recreativo Naturlandia, cuya web no va muy allá, que digamos. Lo mejor será echar una ojeada al video para hacernos una idea.



TRANSATACAMA. EL TREN DEL DESIERTO EN CHILE.

El Transatacama es un tren recién inaugurado que sale de la ciudad Chilena de Iquique para adentrarse en el desierto más árido del mundo, es decir, el de Atacama. El viaje en tren es de sólo 100 kilómetros y se complementa con traslados en autobús para las visitas más interesantes del recorrido.

Lo malo es que el precio ronda los 170 dólares norteamericanos, o sea, unos 150 eurazos del ala, que no es moco de pavo. No sé qué pasa con estos trenes tan chulos, que tienen tarifas muy elevadas para los turistas y no digamos ya para los naturales de la zona. La excursión lo incluye todo, desde la recogida en el hotel hasta el regreso con comidas, aperitivos, guías y espectáculos. En Feve hay rutas por 50 euros y aunque no sean tan espectaculares, también te divierten un día entero.

Por lo que se ve en el video, la ruta es de lo mejorcito a nivel mundial, pero el precio anda un poco desorbitado, sobre todo si tenemos en cuenta que en Suiza por ese precio pueden hacer el Bernina Express dos adultos y un niño, con libre circulación por la red de vía métrica de los ferrocarriles réticos. Por cierto que el tren chileno en cuestión circula por vía estrecha, lo que allí denominan como trocha angosta, cosa no tan perceptible a primera vista después de ver la enormidad de la locomotora diesel que lo remolca, mayor aún que las de Túnez y con un genuino sabor estadounidense.

El video no tiene desperdicio y sin duda es uno de esos trenes que hacen grande al ferrocarril. Lástima que viajar a Chile desde España salga tan caro.

Toda la información detallada en http://www.transatacama.com

miércoles, 14 de mayo de 2014

¿QUÉ FUE DE LOS HOVERCRAFT?

No siempre lo más rápido es lo más rentable y los Hovercraft fueron víctimas de los incrementos en el precio del combustible. Ese medio de transporte marítimo futurista tuvo su época dorada desde finales de los años 60 hasta el final del segundo milenio y sobre todo en la ruta del Canal de la Mancha, desde Calais a Dover. Con espectaculares tiempos de recorrido de sólo 22 minutos en algunos casos y 35 minutos de media, esos aerodeslizadores unían Francia e Inglaterra de modo muy ágil y espectacular.

Desde hace algunos años los Seacat se encargan de las travesías más rápidas y el tiempo de viaje ha subido a los 45 minutos. No es más veloz pero sí más barato y eso es muy importante. También el Concorde unía Europa con América en tres horas pero a costa de un derroche bestial de combustible y hoy en día hay que resignarse a que el viaje sea más lento pero con billetes asequibles.

Los hovercraft sobreviven en algunas rutas pero no son competitivos.

Aquí dejo un video que muestra cómo se movían estos aparatos. Puede que algún día vuelvan. Lo que un día fue tan atrevido hoy resulta antiguo.


AUTOPISTAS ALEMANAS SIN LÍMITE DE VELOCIDAD (NO TODAS Y NO SIEMPRE)



La señal que vemos arriba indica el fin del límite de velocidad y el comienzo de la libertad total para pisar el acelerador al máximo. Esas cosas sólo pasan en Alemania.

Como me gusta escribir únicamente con conocimiento de causa, he aprovechado un viaje por Alemania para experimentar sus famosas autopistas. Existen numerosas restricciones y limitaciones a 120 km/h y también a menos, pero también abundantes tramos de velocidad libre. Por lo visto no existe más tasa de accidentalidad y me temo que eso se debe a que los alemanes son muy buenos conduciendo.

Desgraciadamente la intensidad del tráfico es bastante pastosa y espesa, de modo que frecuentemente se circula con los dos carriles ocupados a tope y con frecuentes retenciones provocadas por los adelantamientos de camiones a otros vehículos de gran tonelaje y a autocaravas. En zonas alejadas de ciudades hay casi tanto tráfico como en nuestras circunvalaciones urbanas más frecuentadas. Ya me habían avisado y eso fue lo que encontré.

En algunos de los tramos sin limitación circulé un ratito a 150 km/h sin problemas y en ocasiones iba creando caravana a 130 km/h por el carril derecho, pero nadie te da luces ni te pita y todos respetan que vayas como te apetezca. Enseguida me di cuenta de que aunque vayas a 160 km/h durante 20 kilómetros, enseguida atrapas la siguiente retención y pasas otros 20 kilómetros a 100 km/h, mientras todo el mundo va ocupando su lugar; lo ideal hubiera sido un recorrido de tres carriles pero anduve por zonas donde sólo había dos.

Los entendidos en el tema comentan que hay que hilar muy fino para adelantar a 200 km/h cuando a lo mejor viene adelantando otro coche a 250 km/h. El caso es que la gente reduce y luego recupera sin dificultad.

Mi opinión personal es que la velocidad libre resulta poco ecológica por el incremento de los consumos, pero no estamos para dar lecciones de Ecología a los alemanes. Considero que en España deberían ir implantándose algunos tramos de alta velocidad o incluso velocidad libre, más que nada para que la gente disfrute un poco, pero con muchas condiciones. Lo mejor sería regular la velocidad máxima en función de las circunstancias. No es lo mismo bajar el Huerna desde León a Oviedo que alcanzar Burgos desde León y sin embargo el límite es igual. No digamos ya Despeñaperros.

Eso sí, creo que actualmente en España se circula generalmente al límite de la velocidad legal y parece que los 120 km/h en autopista son obligatorios. Últimamente prefiero moverme entre los 100 y 110 km/h por el ahorro de consumo y el incremento de la seguridad, pero temo ir estorbando en ciertos tramos.

A los amantes de la velocidad en el coche siempre les quedará Alemania, aunque ya hay estados que van bajando los límites. Eso sí, que nadie se haga ilusiones de medias de 200 km/h sino como mucho de tramos de velocidad punta muy elevada, ya que el promedio forzosamente no puede ser escandaloso, a pesar que que la velocidad media llega fácilmente a los 135 km/h, con perfiles generalmente muy favorables.

¿CONDUCIR POR LA IZQUIERDA O POR LA DERECHA?

Aunque los políticos que triunfan suelen andar por el centro, para los coches hay que elegir lado por motivos obvios. Vía http://www.microsiervos.com/ me entero de la existencia de este bonito mapa que indica por dónde se circula en todo el globo.


Azul Oscuro: por la izquierda.

Violeta: solían conducir sin orden estatal establecido. Posteriormente adoptaron circular por la derecha (caso de España).

Rojo claro: solían conducir por la izquierda, ahora conducen por la derecha.

Rojo oscuro: por la derecha de toda la vida.

Hay más informaciones sobre el tema en Microsiervos pero lo que cuentan sobre los trenes es falso porque suelen circular por la izquierda.

El mapa original está en http://strangemaps.wordpress.com/2007/02/14/203/, donde hay otros interesantísimos mapas.

Lo de que los coches vayan por la izquierda produce situaciones incómodas cuando viajamos a Inglaterra y tenemos que ir mirando las famosas indicaciones de "look left" y "look right", a pesar de lo cual no solemos fiarnos gran cosa porque la costumbre manda mucho y al final miramos a ambos lados antes de cruzar.

Por lo visto te acabas acostumbrando mejor a circular por el lado izquierdo que a tener la palanca de cambios en ese mismo lado...